CASA PALACIO DE LOS MARQUESES DE TÁBARA

Construido por el primer marqués de Tábara, Don Bernardino Pimentel

En la Plaza Mayor se encuentra la Casa Palacio de los Marqueses de Tábara y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que se encuentra integrada en el conjunto arquitectónico. La Casa Palacio cuenta con una portada renacentista en la que se pueden reconocer los blasones familiares y el escudo de armas del primer marqués de Tabara, Don Bernardino Pimentel y Enriquez y que da idea del esplendor de su pasado

El marqués recibe su título en 1541 y se lo otorga el rey Carlos V cogiendo de este modo la nobleza el testigo a la Corona y a la Iglesia que durante siglos han ejercido su poder en la villa de Tábara extendiendo lo que se dio en conocer como el «Señorío de Tábara»

El Palacio contaba con grandes dimensiones que aún hoy se pueden observar ya que se conserva la estructura del edificio que se encontraba divido en la zona de residencia, un jardín con estanque, la actual iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y otras dependencias. Su estructura es sólida y con escasa decoración

El Motín de Tábara

El poder y sometimiento que ejercían los señores sobre el pueblo comienza a generara tensiones, enfrentamientos y disputas entre el señor y sus vasallos que veían menguar sus propiedades y derechos hasta el punto que se llegó a presentar una denuncia ante la Corona sobre estos sucesos. Pero a pesar de un intento de acuerdo la Corona reconoce a los señores sus derechos sobre sus dominios que incluía, incluso, la reserva de montes y dehesas por las que recibía una renta ya se que arrendaban para pastos, labor y leña

El malestar fue creciendo durante años hasta que a finales del siglo XIX y comienzos del XX como consecuencia de la fuerte crisis agraria que vivió el país los habitantes de Tábara salieron a la calle y se produjo el conocido como «Motín de Tábara» en febrero de 1911. Participó todo el pueblo incluido los niños para protestar contra Agustín Alfageme que era dueño entonces de la Casa Palacio y del monte de El Encinar

La protesta se fue recrudeciendo hasta que ya por la tarde los habitantes comenzaron a tirar piedras contra los balcones y miradores del palacio, incluso rompieron las puertas e incendiaron el edificio quedando destrozados todos los muebles. El jardín también fue destruido y talados sus árboles

A pesar de todo ello, Tábara ha conseguido mantener en la actualidad la estructura y presencia del palacio y que deja constancia de su magnitud en el pasado

Situación

Plaza Mayor, Tábara - 49140 - ZAMORA